Muerte en el Vesubio

Herculano, como Pompeya, se conservó enterrada bajo las cenizas provocadas por la erupción del Vesubio. Cuando el volcán estalló, el 24 de agosto del año 79 después de Cristo, las ricas y cultas élites de esta pequeña ciudad salieron corriendo despavoridas junto a sirvientes, tratando de evitar el flujo piroclástico (la nube formada por gases volcánicos calientes y material sólido).

Resultado de imagen de imagen pompeya vesubio"
Imagen YouTube.

Muchos fueron los que se refugiaron en los fornici, unas casas abovedadas de piedra situadas a lo largo de la playa cercana. Ese fue un error fatal. Incapaces de escapar, al menos 340 individuos perecieron en estas cámaras y en la arena. Siempre se creyó que su muerte fue rápida, reducidos en un instante a cenizas por las altas temperaturas dada su cercanía al volcán. Pero no fue así.

Resultado de imagen de imagen pompeya fornici"
Foto La Vanguardia.

“La teoría general daba por hecho que estos individuos se vaporizaron al instante”, asegura Tim Thompson, profesor de antropología biológica aplicada de la Universidad de Teesside. Un nuevo análisis realizado por su equipo ha revelado que los residentes de Herculano tuvieron una muerte más lenta de lo que se creía, según explican en un estudio publicado en la revista Antiquity .

En Pompeya, situada más lejos del Vesubio, ya se sabía que la ceniza se endureció alrededor de los cuerpos humanos y conservó la carne, que al pudrirse dejaba la forma hueca que desde 1860 se empezó a rellenar con yeso para crear los famosos moldes. En Herculano, se pensaba que el flujo piroclástico de la erupción pudo alcanzar velocidades de 700 km/h y temperaturas de hasta 1.000°.

”(Sus habitantes) se escondieron para protegerse y quedaron atascados”, recuerda Thompson. Fallecieron, sí, pero lo más probable es que no lo hicieran quemados, sino asfixiados por los humos tóxicos. Al reexaminar los esqueletos de las víctimas, los especialistas se dieron cuenta que su estructura y el colágeno restante no coincidían con un caso de vaporización. Los huesos estaban afectados en el exterior, pero su interior quedó menos mermado.

Fuente: https://www.lavanguardia.com/.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s